La bandera mona

monos
  • Por Carlos del Frade

“25 millones de boludos pagaremos el Mundial…”, se cantaba en la popular de la cancha de Central, subsede en la que la selección de Menotti le ganó a Polonia, empató con Brasil y luego goleó a Perú para llegar a la final con Holanda en cancha de River, desatando los pulgares hacia arriba del genocida Videla y la felicidad de las inmensas mayorías que recuperarían las calles después de miles de desaparecidas y desparecidos.

La popular siempre fue una síntesis de lo que sucedía afuera de los estadios e incluso también la geografía donde aparecían rebeldías y cantos prohibidos como la vieja marcha peronista que ya casi nadie canta como sinónimo de combate contra el capital.

La cancha chica del fútbol sintetiza la cancha grande de la realidad. Una postal que ejemplifica el funcionamiento legal e ilegal del capitalismo.

45 años después de aquel Mundial, las populares de los clubes de fútbol son propiedad de los mismos sectores que se asumen como propietarios de barrios estragados por la desigualdad, la falta de trabajo y el desierto de proyectos que le den un significado optimista a la palabra futuro.

Pero siguen siendo el mapa en el que se conjuga el amor por la camiseta y la identificación con aquellos que supuestamente jamás dejan de alentar a los colores que se llevan en el corazón.

Las barrabravas saben que manejar centenares de pibas y pibes es una demostración de poder para dominar adentro y afuera de la cancha. Para hacer negocios no solamente un día por quincena cuando toca jugar de local si no durante todo el año a partir de lo que puede moverse en la cancha grande de la realidad.

Nadie en la AFA pregunta por el origen del dinero…-, dijo en su momento Julio Grondona legitimando el fútbol como uno de los mejores y más impunes paraísos de lavado de dinero.

Manejar los clubes es algo que ocurre no solamente en las secretarías de los mismos si no, fundamentalmente, en las populares.

Cancha chica del fútbol, cancha grande de la realidad.

Zonas liberadas y gobierno de facto en las tribunas impuestas por las bandas narcopoliciales que posan de barrabravas por un lado y zonas liberadas y gobierno de facto en los barrios estragados por las bandas narcopoliciales que matan y mueren y siempre terminan siendo los idiotas útiles de los que lavan el dinero en el centro de la ciudad.

En ese esquema, en la despedida de Maxi Rodríguez, una bandera enorme demostró la vigencia de esta realidad.

La bandera de Los Monos se hizo negocio a través de las remeras que multiplicaron el dibujo presentado a nivel internacional en la despedida de Maxi Rodríguez. Una notable estrategia de marketing montada por una empresa. En este caso una empresa ilegal, mafiosa, asesina y cobarde, la banda narcopolicial de “Los Monos”, pero empresa al fin. Su objetivo es ganar dinero a través sangre, miedo, violencia, pibas y pibes consumidores consumidos, lavado de dinero y complicidades policiales, empresariales, políticas y dirigenciales varias. “Nosotros estamos más allá de todo”, decía el “trapo” monumental con las imágenes de un mono con lentes, un toro y un pollo con caras violentas.

La tribuna no es de los socios ni de los hinchas, es de la barrabrava, en este caso de la banda narcopolicial que posa de barrabrava. Una propiedad ganada en los últimos quince años y que se expresó de manera contundente ese sábado que además tuvo la participación de Lionel Messi.

La cancha chica del fútbol sintetiza y explica la cancha grande de la realidad. El gobierno de facto de la barra en la popular del Parque es proporcional al gobierno de facto de las bandas narcopoliciales en distintos barrios de Rosario.

Las complicidades son varias y es fundamental explicar quiénes encarnan esos negocios en común. Lo del sábado 24 de junio no fue una provocación si no la exhibición del título de propiedad que tienen estas bandas en la cancha chica del fútbol y en la cancha grande de la realidad.

Mucho más que fútbol, es la demostración del funcionamiento del capitalismo dependiente en la Argentina crepuscular del tercer milenio.

En la foto de apertura, Los dibujos de la bandera representan a Guille Cantero (el mono), y sus laderos Toro Escobar y Pollo Vinardi

Compartir:

Noticias recientes

Legislatura 1

Santa Fe, su trabajo y producción y el río Paraná.

Carta a Gustavo Puccini, ministro de Desarrollo Productivo de Santa Fe Rosario, 4 de junio de 2024. (A 178 años del triunfo contra la flota imperial más poderosa de la Tierra en La Angostura de Punta Quebracho, hoy Puerto General San Martín). Al ministro de Desarrollo Productivo, Señor Gustavo Puccini. Con profunda estima y mucho […]

Punta Quebracho y el billete de 20 pesos

El Paraná es un río que tiene un claro mandato de libertad y soberanía, de dignidad y resistencia, de esperanza y futuro. Hay algo que no cambia: la decisión de un pueblo de enfrentar a los mandamás del planeta para expresar que no quieren resignarse a vivir pidiendo permiso sino que eligen la libertad de […]
desigualdad

El himno y el hábitat de la niñez

La desigualdad social atraviesa a la infancia e impacta en carencias habitacionales, ambientales y alimentarias. En una Argentina soñada para la equidad desde sus orígenes, este presente agrava las condiciones vitales día a día. Y ofrece esta realidad desfigurada por las pesadillas impuestas al servicio de unos pocos. Por Carlos del Frade (APe).– Un pibe de […]
image 19

De la resignación al protagonismo

Lo que sigue es el prólogo de un nuevo libro de Carlos del Frade. Investigación periodística y denuncia política cultural sobre los dos siglos que se cumplirán en julio de 2024 del empréstito de la Baring Brother. Pero lo económico y financiero es solamente una parte de una imposición cultural y política que viene desde […]
del Frade 4

Del Frade promueve un registro provincial de patologías derivadas de la contaminación ambiental

El diputado Carlos del Frade del Frente Amplio por la Soberanía presentó una iniciativa en la Legislatura para crear el Registro Provincial de Estadísticas de Patologías derivadas de la contaminación ambiental. El legislador pide que dicho registro sea parte, en caso de existir, de un órgano interministerial abocado a la salud ambiental o, en su […]
muj

Mugica, medio siglo después

A cincuenta años del asesinato del padre Carlos Mugica, sacerdote tercermundista, la pregunta es qué queda de esos nombres, de esas revoluciones cristianas, de esos compromisos. Tal vez, en tiempos tan desangelados, sean memorias que permanezcan para implicar la construcción de un imprescindible futuro Por Carlos del Frade (APe).– Mientras la Argentina se encamina a su […]