Triple dimensión de las pascuas argentinas

La excusa de Rosario servirá para reducir la democracia en toda la Argentina. No hay decisión política económica estructural que no impacte en la geografía existencial más vulnerable: los cuerpos y las mentes de las chicas y los chicos. La historia argentina siempre repercute en la carne viva de su realidad, la niñez y la adolescencia.

02/04/2024

Por Carlos del Frade

(APe).- Las Pascuas en Argentina tienen una triple dimensión histórica.

Las crucifixiones que se repiten y multiplican.

Las Malvinas y los intereses ingleses y estadounidenses cada vez más potentes en el territorio continental argentino.

La democracia encorsetada por militares carapintadas en tiempos del primer presidente de la recuperación iniciada en 1983.

Esa trilogía abierta en el presente parece canalizarse a través de los negocios mafiosos que sacuden la geografía rosarina.

El ministro de Defensa, Luis Petri, anuncia la compra de 24 aviones de guerra norteamericanos en propiedad de Dinamarca, la llegada del Comando Sur del imperio para garantizar la riqueza que sale del Paraná frente a Rosario, recibe los consejos de la CIA y adelanta cursos de formación del Pentágono para los próximos meses al mismo tiempo que acelera la reconversión de la ley de seguridad interior para que las Fuerzas Armadas se metan en las calles de la ex ciudad obrera y luego en otras con la vieja excusa de 1975 de combatir el “terrorismo”, implacable retroceso de las garantías constitucionales.

En agosto de 2009, el ex coronel Pascual Guerrieri, jefe del Servicio de Inteligencia del Ejército en el Segundo Cuerpo de Ejército, con asiento en Rosario y con jurisdicción en las provincias de Misiones, Formosa, Corrientes, Chaco, Entre Ríos y Santa Fe, sugirió que no lo metieran preso por sus crímenes de lesa humanidad a cambio de usar todos sus conocimientos en el “combate al narcotráfico”.

Uno de sus hombres, Gustavo Bueno, en aquella época de la noche carnívora, fue el que confesó la orden emanada de la presidencia de la nación usurpada por Jorge Videla, la necesidad de liberar todo el noroeste de la Argentina para los “cocaleros” bolivianos.

Cuatro años después de aquel primer embarque de doscientos kilogramos de cocaína presentados como azúcar y recibidos por el mismísimo Emilio Massera en el puerto rosarino, el entonces jefe de Guerrieri y de Bueno, Galtieri, iniciaba la toma de Malvinas para perpetuarse en el poder echando mano a una causa histórica.

La mayor cantidad de pibes que lucharon contra los representantes de Estados Unidos y Gran Bretaña en las Malvinas venían de dos provincias del Segundo Cuerpo de Ejército, Corrientes y Santa Fe, aquellas que Galtieri manejaba desde el 12 de octubre de 1976.

Los 649 caídos en Malvinas eran, mayoritariamente, pibes menores de veinticinco años, como sucedió con la gran proporción de desaparecidos.

Galtieri, señor de la muerte de Rosario, corazón del cordón industrial más importante del país, se hizo fuerte para ganar la interna del Partido Militar y hacer de Malvinas la continuidad de su propio plan que incluía el apoyo de los grandes empresarios del litoral y también del floreciente negocio paraestatal y multinacional del narcotráfico auspiciado por Estados Unidos.

Una vez más, la excusa de Rosario servirá para reducir la democracia en toda la Argentina.

Y como siempre sucede en los últimos cincuenta años, no hay decisión política económica estructural que no impacte en la geografía existencial más vulnerable: los cuerpos y las mentes de las chicas y los chicos. La historia argentina siempre repercute en la carne viva de su realidad, la niñez y la adolescencia.

Por eso la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, luego de recibir la noticia de la detención del supuesto asesino del trabajador de la playa de la estación de servicio en la zona oeste rosarina, avanza en la repetida amenaza que alimenta la venganza por encima de la justicia, bajar la edad de punibilidad y llevarla a catorce años.

En estas pascuas argentinas de triple dimensión, las crucifixiones, una vez más, serán protagonizadas por pibas y pibes exiliados de los paraísos que tantas veces les prometieron, algunas de las cuales bajo el coro de un manto de neblina, cada vez más lejano.

Fuentes: Diario “La Capital”, viernes 29 de marzo de 2024; “Clarín”, domingo 24 de marzo de 2024; “La Nación”, viernes 29 de marzo de 2024 y “Ciudad blanca, crónica negra”, del autor de esta nota, en la biblioteca virtual del sitio www.carlosdelfrade.com.ar

Compartir:

Noticias recientes

Legislatura 1

Santa Fe, su trabajo y producción y el río Paraná.

Carta a Gustavo Puccini, ministro de Desarrollo Productivo de Santa Fe Rosario, 4 de junio de 2024. (A 178 años del triunfo contra la flota imperial más poderosa de la Tierra en La Angostura de Punta Quebracho, hoy Puerto General San Martín). Al ministro de Desarrollo Productivo, Señor Gustavo Puccini. Con profunda estima y mucho […]

Punta Quebracho y el billete de 20 pesos

El Paraná es un río que tiene un claro mandato de libertad y soberanía, de dignidad y resistencia, de esperanza y futuro. Hay algo que no cambia: la decisión de un pueblo de enfrentar a los mandamás del planeta para expresar que no quieren resignarse a vivir pidiendo permiso sino que eligen la libertad de […]
desigualdad

El himno y el hábitat de la niñez

La desigualdad social atraviesa a la infancia e impacta en carencias habitacionales, ambientales y alimentarias. En una Argentina soñada para la equidad desde sus orígenes, este presente agrava las condiciones vitales día a día. Y ofrece esta realidad desfigurada por las pesadillas impuestas al servicio de unos pocos. Por Carlos del Frade (APe).– Un pibe de […]
image 19

De la resignación al protagonismo

Lo que sigue es el prólogo de un nuevo libro de Carlos del Frade. Investigación periodística y denuncia política cultural sobre los dos siglos que se cumplirán en julio de 2024 del empréstito de la Baring Brother. Pero lo económico y financiero es solamente una parte de una imposición cultural y política que viene desde […]
del Frade 4

Del Frade promueve un registro provincial de patologías derivadas de la contaminación ambiental

El diputado Carlos del Frade del Frente Amplio por la Soberanía presentó una iniciativa en la Legislatura para crear el Registro Provincial de Estadísticas de Patologías derivadas de la contaminación ambiental. El legislador pide que dicho registro sea parte, en caso de existir, de un órgano interministerial abocado a la salud ambiental o, en su […]
muj

Mugica, medio siglo después

A cincuenta años del asesinato del padre Carlos Mugica, sacerdote tercermundista, la pregunta es qué queda de esos nombres, de esas revoluciones cristianas, de esos compromisos. Tal vez, en tiempos tan desangelados, sean memorias que permanezcan para implicar la construcción de un imprescindible futuro Por Carlos del Frade (APe).– Mientras la Argentina se encamina a su […]