El ascenso del fiscal Edery reflotó la discusión de los fueros parlamentarios

Traferri - del Frade

Si había un operativo para frenar en la Legislatura el ascenso de uno de los fiscales que pidió el desafuero del senador Armando Traferri en una causa por corrupción en diciembre de 2020, fracasó. La Asamblea Legislativa aprobó por amplia mayoría la designación del fiscal Matías Edery -que hoy es adjunto en la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos de Rosario- a un cargo titular en el Ministerio Público. El pliego salió con el apoyo de todo el arco político y la abstención de sólo cinco senadores: el propio Traferri y sus colegas de bloque: Joaquín Gramajo, José Baucero, Osvaldo Sosa y Guillermo Cornaglia, cinco de los doce que rechazaron el desafuero de su jefe político hace dos años. La votación fue por signos, así que la vicegobernadora Alejandra Rodenas sólo anunció que el pliego se aprobó por “mayoría”, con las “cinco abstenciones”. Pero unos minutos antes, el pliego de otro magistrado también se aprobó por 33 votos a favor, 23 en contra y 5 abstenciones, con lo cual se puede deducir que en el caso de Edery –al no tener votos en contra- el resultado fue 56 a 0.

En el debate, Traferri fundamentó las cinco abstenciones. El gobernador Omar Perotti –dijo- “tendría que haber retirado” el pliego de Edery porque el fiscal tiene tres “denuncias penales”, que mencionó hasta con detalles. “No vamos a votarlo en contra porque no corresponde, pero sí abstenernos”.

La intervención del diputado Carlos del Frade en defensa de Edery generó un fuerte cruce con Traferri, a quien le reclamó que “responda ante la justicia” y no se “ampare en los fueros parlamentarios que a esta altura de la democracia son privilegios inaceptables”. “Alguien que ha sido denunciado en sede judicial debe ir a la justicia a poner la cara, como se hace en cualquier lugar de la Argentina”, le reprochó Del Frade.

Traferri explicó que él se había presentado en una audiencia ante Edery y su colega Luis Schiappa Pietra, pero “nos dimos cuenta que era una trampa”. “No tengo ningún privilegio. Lo pueden decir los senadores”. Y cuando los fiscales pidieron su desafuero en el Senado “les mintieron a los senadores”. “Mostraron pruebas insolventes”. “Se ha hecho de esto una cuestión política”, se defendió.

“Siempre dijimos que no teníamos garantías” en la investigación judicial –agregó después Traferri–. “Nos ofrecimos a presentarnos y como ha pasado en el MPA cuando había alguna sospecha de animosidad de algún fiscal”, lo cambiaban. “Es lo que pedimos nosotros, pedimos que nos cambien los fiscales”. “No tengo ningún problema en presentarme, pero queremos tener la misma garantía de fiscales que no trabajen políticamente”.

La diputada peronista Matilde Bruera ratificó su apoyo a Edery. “Es un fiscal prestigioso en los ámbitos tribunalicios”. Traferri mencionó “tres denuncias penales contra el fiscal, pero son denuncias de personas que Edery ha investigado. Y están en esa etapa”.

“Lo preocupante –siguió Bruera- es que la Legislatura por una investigación de Edery y Schiappa Pietra dejó cesante a dos fiscales. Y ahora descalifican al mismo fiscal por el cual” la sesión conjunta de la Cámara de Diputados y el Senado dejó “cesantes al ex fiscal regional de Rosario (Patricio Serjal) y al ex fiscal (Gustavo) Ponce Asahad. Si Edery reúne todos estos defectos, entonces tenemos que ir todos de rodillas a pedirle perdón a Serjal y Ponce Asahad, reponerlos en sus cargos e indemnizarlos. Me parece que somos contradictorios de la evaluación del fiscal Edery”, ironizó la legisladora. “Por esas razones, si somos coherentes no podemos descalificar a Edery de la manera que se lo hizo. Y por el principio de inocencia, tampoco se puede descalificar un pliego porque hay denuncias que no están probadas”.

El diputado de la UCR Fabián Palo Oliver coincidió: “No hay ningún impedimento legal ni administrativo” contra Edery. “Las denuncias no tienen un curso favorable que impida tratar su pliego. El principio de inocencia lo asiste”.

Palo Oliver ratificó “la necesidad de limitar el uso de los fueros parlamentarios” como escudo ante una investigación judicial y recordó que es autor de un proyecto de ley que tiene ese objetivo, pero que la Cámara aún no trató. “Vamos a insistir con este tema las veces que sea necesario, hasta tanto el legislador se presente ante la justicia”, dijo en obvia referencia a Traferri.

El legislador que “evade la acción de la justicia amparándose en los fueros no puede hablar de principio de inocencia. Quien niega la posibilidad de rendir cuentas en la justicia es el legislador que no se presenta a aclarar su situación”.

“Lo vamos a decir hasta el cansancio. Repudiamos a los legisladores que utilicen el privilegio de los fueros”. Lo que corresponde “es presentarse ante la justicia, rendir cuentas, y aclarar lo que haya que aclarar. Si cualquier ciudadano se presenta, su garantía es la Constitución. Lo mismo debe suceder y con más razón con un legislador. Entonces, hasta tanto esto no se entienda, el legislador que no se ajusta a derecho y no se presenta en la justicia es porque no quiere aclarar su situación”, señaló Palo Oliver. Quedó claro que hablaba de Traferri.

Otro diputado radical Julián Galdeano pidió que se voté por signos y el pliego de Edery se aprobó por 56 a 0 y las 5 abstenciones.