Matar para mostrar

crimenes

EL MÉTODO DE TIJUANA, EN ROSARIO

  • Por Carlos del Frade

 Cuenta una investigadora española que “el año 2008 comenzó con una serie de ejecuciones, secuestros y levantones “no autorizados” que “calentaron la plaza”, por eso Tijuana y el narcocrimen estuvieron bajo la lupa de la prensa nacional e internacional y del Estado.

Los lugartenientes de las células más violentas estaban indisciplinados y enfrentando los repartos y las órdenes del “Ingeniero”, un líder prematuro y sin experiencia que intentó controlar la plaza con una acción de castigo que finalmente fue burlada y precipitó la escisión en dos bandos la madrugada del 26 de abril de 2008. Narran que esa madrugada, dos grupos de comandos fuertemente armados produjeron una balacera conocida como la Balacera del Cañaveral por haberse perpetrado en las calles aledañas a una frutería-restaurante con ese nombre; en dicho tiroteo, unos se encontraban alineados con “El Ingeniero” y el resto, entre ellos Teodoro García Pimentel, alias “El Teo”, se encontraban en su contra. Esa sanguinaria noche arrojó 15 fallecidos”.

Agregaba la tesis que “los siguientes meses y años fueron de una lucha brutal y de aniquilamiento por el control del territorio o plaza entre las huestes del “Teo” y del “Ingeniero” y con las fuerzas de seguridad y militares del Estado como terceros en discordia, que se cobró más de 2 500 muertos en tres años… Durante todo este tiempo, la tecnología de la violencia para infringir daño y terror al contrincante o enemigo alcanzó formas de un horror inimaginable». A finales de 2008, se empezaron a registrar muertes en las que la brutalidad se posicionaba en el centro de la estrategia con el fin de escandalizar y aterrorizar”.

Añade que “las huestes del Teo en Tijuana fueron de los primeros en torturar, mutilar, decapitar o dejar mensajes explicativos en forma de avisos para que tuvieran el mayor eco mediático, toda una puesta en escena, lo más macabra e intimidable posible; acciones que han de concebirse como terrorismo o, más exactamente, narcoterrorismo… A pesar de las detenciones de narcotraficantes de alto rango, los enfrentamientos y muertos no cesaron. Al contrario, la agresividad de estos sujetos se agudizó. Los cuerpos de los ejecutados comenzaron a exponerse en la vía pública: mutilados, decapitados, colgados, encobijados. Cadáveres con huellas de tortura y con leyendas en sus cuerpos, o acompañados de mantas, que advertían lo que les sucedería a todos”.

La crisis del Cártel de los Arellano Félix “ocasionada por la muerte o captura de sus dirigentes o miembros clave, orilló al cártel a dar un giro radical en sus técnicas de reclutamiento, del ingreso de narcojuniors pasaron a reclutar narconacos, término despectivo para señalar a   jóvenes o adultos pobres o maleducados -si se prefiere embrutecidos o zafios- que son reclutados en las colonias o rancherías controladas por el narco y que juegan el rol de carne de cañón, torturadores sin escrúpulos y obedientes verdugos sin atisbo alguno de piedad”, apuntaba el notable trabajo de investigación de María de Jesús García Velázquez.

En Rosario

En octubre de 2022, en la saqueada pero siempre resistente geografía rosarina, algo de todo aquello quedó sintetizado en la presentación de un asesinato. Toda una escenificación para mostrar la muerte producida. Matar para mostrar.

-El cadáver de un joven, ejecutado de dos disparos en la cabeza, apareció maniatado de pies y manos, con una remera en la boca, sobre las vías del tren que pasa por la zona oeste de Rosario. Es el tercer homicidio que se produjo en las últimas 24 horas. La víctima aún no fue identificada, según informaron fuentes policiales. El joven habría sido asesinado en la madrugada de este jueves en medio de una trama donde aparece la venta de paco y la extrema pobreza en un asentamiento en el barrio Empalme Graneros, actualmente, la zona más violenta de Rosario – decían los diarios nacionales.

En la etapa contemporánea de la acumulación del capitalismo a través del narcotráfico y las violencias urbanas, la presentación de los asesinatos comienza a tomar una especial dimensión en Rosario.

Estas formas no solamente son una amenaza contra los grupos que se disputan la hegemonía de ventas en los barrios, sino que prologan advertencias brutales contra la institucionalidad democrática.

Matar para mostrar es, en este contexto, una comunicación política de grupos violentos que terminan siendo funcionales al achicamiento de la democracia. Ojalá que los partidos tradicionales se despierten de una buena vez.

Compartir:

Noticias recientes

image 19

De la resignación al protagonismo

Lo que sigue es el prólogo de un nuevo libro de Carlos del Frade. Investigación periodística y denuncia política cultural sobre los dos siglos que se cumplirán en julio de 2024 del empréstito de la Baring Brother. Pero lo económico y financiero es solamente una parte de una imposición cultural y política que viene desde […]
del Frade 4

Del Frade promueve un registro provincial de patologías derivadas de la contaminación ambiental

El diputado Carlos del Frade del Frente Amplio por la Soberanía presentó una iniciativa en la Legislatura para crear el Registro Provincial de Estadísticas de Patologías derivadas de la contaminación ambiental. El legislador pide que dicho registro sea parte, en caso de existir, de un órgano interministerial abocado a la salud ambiental o, en su […]
muj

Mugica, medio siglo después

A cincuenta años del asesinato del padre Carlos Mugica, sacerdote tercermundista, la pregunta es qué queda de esos nombres, de esas revoluciones cristianas, de esos compromisos. Tal vez, en tiempos tan desangelados, sean memorias que permanezcan para implicar la construcción de un imprescindible futuro Por Carlos del Frade (APe).– Mientras la Argentina se encamina a su […]
frut

Coronda y la frutilla envenenada

La muerte de un trabajador por ingestión de un agroquímico y la intoxicación de la quincena de profesionales de la salud  en Coronda sintetizan los peligros ante la impunidad del negocio de los agrotóxicos. Una nueva liberación de los venenos garantiza un futuro con el medio ambiente y la salud humana en jaque. Por Carlos […]
trabajo

Dimensiones existenciales santafesinas.

Vigencia del primero de mayo Por Carlos del Frade A 138 años de la huelga general del primero de mayo, en la provincia de Santa Fe y solamente en los dos grandes aglomerados, hay 230 mil personas con problemas laborales, entre 46 mil desocupados, 73 mil ocupados que demandan más empleo y 91 mil subocupados. […]
capucha

Que se los lleven a su casa

“Si muchos creen que los menores que cometen delitos son víctimas de un sistema injusto, que se los lleven a su casa”, dijo el gobernador de Santa Fe.  Las últimas mediciones sostienen que la distancia entre los que más ingresos perciben y los que menos tienen no baja de las dieciocho veces. 230 mil indigentes […]