Resulta fundamental crear el Ministerio de Deportes en la provincia para que, junto a la educación y la salud, sea una forma virtuosa de presencia estatal en beneficio de esta idea madre de empatarle a la violencia. Los valores del deporte deben estar al alcance de las chicas y los chicos desde la más temprana edad. No alcanza con la secretaría, hace falta un ministerio que llegue a todos los rincones de la provincia y articule políticas con los clubes de barrio.

Un Ministerio de Deportes para que nuestras pibas y nuestros pibes sean libres, solidarios y alegres. Para que nadie los use. Para que la vida le gane a todas las mafias.

En la iniciativa hacen un especial hincapié en el rol clave de las instituciones barriales y deportivas “para el desarrollo cultural y social de una comunidad”. “Es con este tipo de políticas que el Estado avanza sobre la posibilidad de garantizar los derechos fundamentales como lo son el deporte y la recreación”.

Según el proyecto este nuevo ministerio podría elaborar programas sociales, basados en prácticas deportivas, “que contribuyan a la inclusión e igualdad de oportunidades, en coordinación con otros ministerios y otros organismos públicos y privados”. También, promocionar y fomentar a las entidades y organizaciones que desarrollen funciones deportivas.