Médicos de Villa Gobernador Gálvez advierten una suba de internaciones por casos pulmonares

Especialistas que reciben a vecinos habitantes de las cercanías del río observan que las consultas por afecciones respiratorias o sus derivados han aumentado de tres a cuatro veces por semana. El humo descompensa a los pacientes y compromete la continuidad de jornadas de trabajo en las fábricas

quemas villa gobernador galvez

Los incendios de las islas inundaron de humo las calles de Rosario y las localidades linderas a lo largo de la franja del Paraná, metiéndose en las calles, en los hogares, en los pulmones de las y los vecinos. Los trabajadores del centro de salud “María Auxiliadora” de Villa Gobernador Gálvez observan con preocupación el incremento de consultas e internaciones con motivo de enfermedades crónicas aéreas.

“Estamos notando que han aumentado en los últimos cuatro meses las consultas de broncoespasmo de crisis, alergia, de rinitis”, dijo a El Ciudadano Ariel Charras, quien es especialista en atención de adultos y trabajador del centro de salud.

“Los pacientes que venían siendo controlados tanto por el equipo de clínica como por el segundo nivel del equipo de neumonólogos detectan que hay reactivaciones de las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas”, señaló, y aclaró que se ve mucho en pacientes añosos, con patologías que necesitan controles. “En general uno busca una estabilización. Esto del humo prácticamente está descompensando a nuestros pacientes”, añadió. 

Ariel trabaja en el control de clínica de pacientes adultos, y por su experiencia en los últimos meses, y contó a este diario que las consultas han aumentado de tres a cuatro veces por semana: “Una consulta por día por lo menos de broncoespasmos tengo en el centro de salud”.

Según el médico, en uno de los Fonavi ubicado a pocas cuadras del río “hay muchos pacientes asmáticos, alérgicos y principalmente gente añosa con Epoc muy descompensada. Cada cinco días tienen que internarse por la inflamación y la falta de aire”.

Charras advierte que esta situación hace que los pacientes requieran más internaciones, llegando incluso a ser internados “por lo menos dos o tres veces en los últimos dos meses”. “La verdad que no es un número que se venía manejando. Los pacientes tienen recaídas pero no con tanta frecuencia lo cual hace que tarden mucho más en recuperarse. No salen solamente con las medidas de aumentar el número de paff, buscar un broncodilatador. Son pacientes que nos están costando mucho más o que hagan efecto los antibióticos”, se lamentó el profesional. “Los estamos viendo con problemas en la recuperación”, agregó. 

Según el trabajador de la salud, en el ámbito pediátrico se está dando un aumento de cuadros alérgicos, de rinitis, entre otros diagnósticos con complejidades derivadas de los humos de los incendios en las islas entrerrianas: “Muchos chicos también realizan actividades físicas tanto escolares como por fuera de la escuela que se dan en el horario que donde más hay humo, entonces las restricciones propuestas por el gobierno de Santa Fe para la prevención de afectaciones derivadas del humo son difíciles de cumplir”.

Ahogados en el aire

La calidad del aire medida entre los días lunes y martes superó ampliamente los valores reconocidos como salubres por la Organización Mundial de la Salud: picos de hasta 500 microgramos por metro cúbico de aire se respiraron en Rosario, llegando a quintuplicar el límite con lo saludable para la OMS.

Charras sostuvo que “lo que se siente en el aire es una partícula mucho más pesada, como atrás de la garganta. Nos tiene que llamar la atención”. Según él, “hay muchos cuadros de conjuntivitis químicas porque no sabemos qué viene con esas cenizas: componentes de animales muertos, fertilizantes. Esas combustiones que hacen los elementos realmente no las tenemos ni medidas”.

La situación del humo en la atmósfera puso en tensión incluso las actividades productivas del cordón industrial. Los trabajadores del Swift llevaron adelante una asamblea con motivo del esfuerzo que les implica seguir trabajando con el aire contaminado: “Compañeros obreros que trabajan en fábricas constantemente están consultando por problemas respiratorios” reveló a El Ciudadano el especialista.

Y agregó: “Lo que genera la particularidad también puede ser los frigoríficos, ya que tienen galpones muy grandes con espacios cerrados”. Según Charras, los trabajadores “están teniendo una gran preocupación por la cantidad de compañeros que hay con problemas respiratorios”, lo cual llevó a la generación de asambleas urgentes para discutir la posibilidad de hacer un paro de las actividades debido al humo.

El diputado Carlos Del Frade lamentó en su cuenta de Twitter la situación vivida, sobre todo, por los niños y niñas pequeñas y sus madres: “Duele mucho escuchar a las mujeres sencillas que cuentan el drama de sus bebés tosiendo sin parar a causa del humo, duele mucho saber que al final el aire no es gratis, que tiene costo respirar en el sur santafesino”.