Quién es quién en el negocio de exportación de granos y derivados

Los que tienen la llave para llegar al dólar

Ocho empresas controlan el principal rubro de exportación. Seis son extranjeras y las otras responden a una misma lógica de negocios. Quiénes son y cómo operan.

El problema de la escasez de dólares en Argentina inclina la balanza del poder económico hacia los sectores que mayor capacidad tienen de generarlo. Siguiendo esa pista hay que acercarse al complejo oleaginoso que, junto con el cerealero, significan más del 40 por ciento de las exportaciones- es decir, la entrada de dólares- del país. Dando apenas un paso más se abre una nueva pestaña y aparecen ocho empresas que concentran el 84 por ciento de las ventas al exterior en el rubroPáginaI12 se propuso conformar un mapa para entender quiénes son los dueños la principal entrada de dólares del país. 

Cargill, Oleaginosa Moreno, Cofco, Bunge, AGD, ADM, Dreyfus y ACA. En ese orden se ubican las ocho empresas que, en 2021, le vendieron el 84 por ciento de los cereales, oleaginosas y subproductos del país al resto del mundo. Seis de las ocho son extranjeras y se quedan con el 67 por ciento de las exportaciones totales. “Igual, el comportamiento es el mismo. Sean de acá o de afuera todas siguen el mismo patrón para evadir y eludir”, explica el economista Diego Kofman del Mirador de Actualidad del Trabajo y la Economía (MATE). 

Sólo las cuatro primeras (todas extranjeras) exportaron el año pasado 48 millones de toneladas, la mitad de todos los cereales, oleaginosas y subproductos vendidos al resto del mundo en el 2021. En su poder están el 96 por ciento de las exportaciones de aceite de girasol  (cinco empresas), el 94 por ciento de los pellets de girasol y, agregando a Dreyfus en el top cinco, el 77 por ciento del aceite de soja. Entre las ocho controlan el mercado de exportaciones de cereales, sobre todo maíz y trigo con un 92 por ciento de las exportaciones de cada uno de estos granos. Y el 70 por ciento de las toneladas exportadas de la estrella del momento: la soja. 

Quién es quién

El grado de concentración de estas firmas, que se agudiza a través del tiempo con las fusiones y adquisiciones, no se limita a Argentina. Se pueden ver en los primeros puestos los nombres del llamado ABCD de exportadoras de granos por las siglas con las que empiezan las empresas ADM, Bunge, Cargill y Dreyfus.

Cargill es el principal exportador de granos de Argentina. En 2021 vendió al exterior 13,3 millones de toneladas de exportaciones de granos, legumbres, harinas y aceites vegetales (14 por ciento del total), un 12 por ciento más que lo exportado en 2020. El imperio de Cargill, en manos de una de las familias más ricas de Estados Unidos, se encuentra presente en toda América Latina y el mundo. Son los descendientes de William W. Cargill, que fundó la empresa con una bodega de almacenamiento de granos en Iowa, en 1865. Austen Cargill, James Cargill y Cargill MacMillan engrosan la lista de multimillonarios de Forbes. Son algunos de los 12 herederos de la empresa y, en conjunto, tienen en su patrimonio declarado más de 11 mil millones de dólares.

La fortuna proviene de la infinidad de unidades de negocios que abrió la empresa, que incluyen la comercialización de productos químicos y lubricantes, hasta soja, maíz, cacao, carne, pescado, aceite y productos digitales. Vende granos a China, endulzantes a Coca-Cola y carne a McDonalds. Tiene inversiones en transporte marítimo de carga y ofrece asesoría financiera a grandes firmas que comercian con materias primas y otros productos.

Oleaginosa Moreno, que comenzó a llamarse Viterra Argentina desde mayo de 2021, entró al podio con la salida del negocio de Vicentin, socia de Glencore en Renova. Es que la empresa, originalmente de capital argentino, es controlada desde hace más de veinte años por el grupo de origen suizo Glencore. La actual Viterra se transformó en la primera exportadora argentina de aceite y pellets de soja. La red de Viterra Argentina, además de las plantas industriales de la ahora ex Oleaginosa Moreno, está conformada por las firmas SAMSA, Molinos Libres SA (Molisa) y Renova, y tiene una  participación del 50 por ciento en Lartirigoyen S.A.. Además, a través de diferentes vínculos (contrataciones y asociaciones), se fue quedando con todas las operaciones de Vicentin y es firme candidato a heredar su patrimonio en un eventual acuerdo de la convocatoria de acreedores a su favor, para lo cual cuenta con el respaldo del juez comercial a cargo del concurso.

Cofco es subsidiaria de la empresa estatal China National Cereals, Oils and Foodstuffs Corporation (COFCO) orientado a la compra de granos para la elaboración de alimentos. Sus orígenes se ubican en la revolución china en 1952, cuando el gobierno organizó una serie de agencias para controlar el comercio exterior. En apenas cinco años, desde 2014, se convirtió en un jugador clave en el mercado agrícola local. Cofco Argentina no operaba localmente hasta la campaña 2013/2014 y creció hasta pelear el podio de principales exportadoras- su puesto en el ranking varía según fuentes por toneladas exportadas, DJVE o millones de dólares, pero siempre entre las primeras tres. 

El salto cualitativo se explica por la compra de Nidera y Noble Argentina, por la decisión del gobierno chino de invertir en la región a fin de dinamizar un mercado que pueda abastecerle de productos que consume internamente. A principios de 2014 Cofco adquirió el 51 por ciento del paquete accionario de Nidera y dos meses después el 51 por ciento del capital de Noble Group. Hacia fines de 2015 y 2016, respectivamente, el holding termina adquiriendo el total del paquete accionario de ambos grupos. 

La compañía china tiene en el país nueve plantas de acopio propias (donde almacena el grano que adquiere a los productores en cada región) y tres plantas de molienda (soja y girasol), en donde se generan subproductos de valor agregado para mercados locales y externos y una planta de Biodiesel.

ADM, Bunge y Dreyfus conforman con Cargill el ABCD de exportación de granos del mundo. Son las principales empresas comercializadoras de materias primas y debido a los procesos de verticalización y horizontalización de la cadena productiva en las últimas dos décadas, controlan el mercado de la soja en América Latina. Se encuentran amenazadas por COFCO. “Recurren a un uso estratégico de los medios de comunicación para desviar la atención del importantísimo papel que ejercen sobre las inversiones en tierras alrededor del mundo y, simultáneamente, para oponerse al aumento de la competencia de China en la agroindustria internacional”, asegura el informe sobre “la búsqueda de China de recursos naturales en América Latina” que escribieron Felipe Freitas da Rocha y Ricardo Bielschowsky para la Cepal.

Restan en el análisis las dos nacionales, Aceitera General Deheza (AGD) y la Asociación de Cooperativas Argentinas: ACA. AGD comenzó a operar el 22 de julio de 1948 en el país con seis prensas usadas bajo el comando de Adrián Urquía. Hoy es un emblema de la localidad cordobesa General Deheza, donde se ubica la planta madre, y cuenta con otras seis en Córdoba, Santa Fe y San Luis en las que no sólo procesa granos sino que  elabora maní, salsas, aderezos. La conformación del grupo también incluye más de 40 plantas de acopio de soja, girasol, trigo, sorgo, maíz y maní en todo el país; producción agropecuaria y ferrocarriles y puertos. La acompaña en el ranking nacional ACA, entidad cooperativa de tercer grado (es una asociación de federaciones cooperativas) que se encuentra políticamente vinculada a Coninagro, una de las cuatro patas de la Mesa de Enlace.

Poder de fuego

Al ser consultado sobre el patrón que comparten estas firmas más allá de sus orígenes y formas de negocios, el diputado provincial de Santa Fe Carlos del Frade es determinante: “Desde el 2000 hasta 2022 hay por lo menos entre 40 y 50 denuncias para estas agroexportadoras por parte de AFIP y Aduana por contrabando, elusión impositiva, evasión, subfacturación de exportaciones y sobrefacturación de exportaciones. Ese patrón lo respetan a rajatabla”, ironiza.

Sin ir más lejos, se publicó en este diario la maniobra vía la cual Cargill, Cofco, Bunge, ADM, Oleaginosa Moreno, Aceitera General Deheza dejaron expuesta  cómo utilizan el sistema de Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior para especular con el precio futuro de los granos y apropiarse de la renta inesperada a través de la planificación financiera. No es la única maniobra que realizan pero se necesitarían varias páginas para detallarlas y excede la temática de este artículo.

Las firmas no sólo cuentan con un poder de fuego para negociar con el ejecutivo, sino que también tienen incidencia en la matriz exportadora del país. Para el primer semestre de 2022, la Secretaría de Agricultura muestra que se exportaron 32,7 millones de toneladas de granos, un 18 por ciento más que en el mismo período de 2021 (27,8 millones). Mientras tanto los envíos al exterior de subproductos, harinas y aceites, fueron de 15,5 millones de toneladas en el periodo, lo que significa una caída del 26 por ciento sobre la primera mitad del año previo, cuando alcanzó a 19,5 millones de toneladas.